fbpx

¿Cómo es que el secreto de la productividad es… un tomate?

La Técnica Pomodoro: ¿Qué es y por qué la necesitas?

Si tu día a día es más o menos así:
Mañana: Revisas todas las cosas que tienes que hacer. Te sientes agobiado. Eliges la actividad con la que vas a empezar pero después de un rato te das por vencido.
Tarde: ¿En qué momento pasó tanto tiempo?
Noche: Culpa, remordimiento, y autocastigo. No has realizado ni la mitad de tus actividades. Te prometes a ti mismo que mañana será diferente… pero la historia siempre se repite.

No seas tan duro contigo mismo, no estás solo. Aquí tenemos la receta perfecta para que tus días sean increíblemente productivos y aunque no lo creas el ingrediente principal es un tomate… o algo así.

¡Hora del tomate!
La Técnica Pomodoro es una forma de administrar tu tiempo (bueno, en realidad lo que administras son tus tareas y la energía que utilizas mientras las realizas, pero esa es historia para otro día). Esta técnica te ayuda a enfocarte en tus actividades durante determinados intervalos de trabajo seguidos por breves intervalos de descanso. El método fue diseñado por Francesco Cirillo, emprendedor y desarrollador de software, quien se inspiró en el cronómetro con forma de tomate que solía utilizar para registrar sus intervalos de trabajo (por si aún no lo sabías“pomodoro” es tomate en italiano).

Empezar en tres simples pasos: En sus marcas, listos,…¡fuera!

1. Haz una lista
Al empezar el día (o la noche anterior si quieres estar súper preparado) haz una lista de todas las actividades que tienes que realizar, preferiblemente intenta organizarlas en función de las prioridades o asignarles un número según su nivel de importancia. Priorizar y anotar todas tus tareas es más importante de lo que te imaginas (y además te evitarán muchos dolores de cabeza más adelante). Te recomendamos no hacer “listas mentales”, esto solo te obligará a utilizar más recursos cognitivos de los que deberías y seguramente olvidarás algo.

2. Configura el cronómetro
Configura un cronómetro por 25 minutos. Este es el tiempo que vas a pasar trabajando en la primera tarea de tu lista. Es importante que no interrumpas el intervalo y que no te distraigas con otras actividades. Este lapso de tiempo te bastará para  terminar la actividad o avanzar lo suficiente sin que termines exhausto.

3. Toma un descanso
Toma un descanso de aproximadamente 5 minutos luego de finalizar tu primer intervalo de trabajo. Cuando finalicen tus 5 minutos de receso debes iniciar otro intervalo de 25 minutos de trabajo, al que deben seguir 5 minutos de descanso y así sucesivamente. Luego del cuarto intervalo de trabajo, premiate con un descanso más largo (25-30 minutos). Si estás trabajando en la computadora lo recomendable es que durante los recesos intentes descansar la vista, estirar un poco las piernas o disfrutar de una merienda.

Al final, tu jornada debería ser más o menos así:

  • Trabajas 25 minutos.
  • Descansas 5 minutos
  • Trabajas 25 minutos
  • Descansas 5 minutos
  • Trabajas 25 minutos.
  • Descansas 5 minutos
  • Trabajas 25 minutos
  • Descansas 20 o 30 minutos.

Repite el ciclo las veces que sea necesario y verás como logras avanzar con tus actividades.

Algunos tips

Transformar la Técnica Pomodoro en un hábito puede ser difícil, aquí algunos consejos que te ayudarán.

1. Se consistente: Intenta iniciar tu rutina pomodoro a la misma hora todos los días, esto te ayudará a crear un hábito que con el tiempo será más difícil de romper. Procura que tu rutina coincida con las horas del día en que hay menos distracciones a tu alrededor.

2. Pomodoro grupal: Sí, compartir esta técnica con quienes te rodean (compañeros de clase u oficina, colegas, tu familia, etcétera) puede ayudarte un montón y hacerlo mucho más divertido ¡Comparte el secreto y manos a la obra!

3. La tecnología es tu aliada: Para empezar a aplicar esta técnica no necesitas usar un cronómetro con forma de tomate (aunque ser retro está de moda y la verdad es que son bastante cool), a la mano ya tienes un montón de herramientas a tu disposición: para empezar puedes usar el cronómetro de tu teléfono, si buscas algo un poco más sofisticado hay una gran variedad de aplicaciones móviles con opciones para elaborar listas y organizar intervalos según la Técnica Pomodoro (si te animas, puedes probar nuestra aplicación MyTaskPal, que es bastante útil. Fin del espacio publicitario).

4. Encuentra paz y tranquilidad: Es muy fácil decir que estarás concentrado y no interrumpirás tu rutina, lo realmente difícil es hacerlo. Busca un lugar que favorezca tu atención y productividad: una librería, cafetería o la oficina suelen ser  espacios ideales. Si no tienes estas opciones, cualquier mesa limpia y organizada servirá y para evitar la tentación de caer dormido en cualquier momento, te recomendamos nunca trabajar desde tu cama (zzzzz).

¡Te invitamos a aplicar la Técnica Pomodoro cuanto antes! Coméntanos si te funciona o no y por qué, queremos saber qué piensas.

 

Read this in English

Leave a Reply